En todo lo que hacemos en Haworth, lo más importante para nosotros son los clientes y el rendimiento de su personal, su organización y sus instalaciones.

Empezamos por diseñar mejores entornos de trabajo para las personas. Hay mucho en juego en ello. El bienestar, la implicación, la concentración, la colaboración y los estilos de trabajo afectan al rendimiento. Lo básico debe estar cubierto para poder llevar a cabo un trabajo excelente.

El rendimiento organizativo depende de impulsores empresariales como la filosofía de empresa, la innovación y la atracción y retención de profesionales con talento. Los entornos se reajustan para aumentar las posibilidades de obtener el mejor rendimiento a fin de cumplir objetivos empresariales.

Todas las organizaciones intentan averiguar cómo pueden optimizar su estrategia inmobiliaria y la inversión en instalaciones por medio de aspectos como la utilización del espacio, los costes operativos y la flexibilidad. Haworth puede ayudar a encontrar el equilibrio entre el rendimiento del personal y el espacio para alcanzar niveles óptimos.