Para cumplir los objetivos de espacio de trabajo de un cliente, se aplica una serie de pasos sencillos. Nuestro proceso puede partir de diversos puntos en función de las necesidades del cliente. Se comienza por escuchar para comprender cuáles son los drivers empresariales y se pasa a ofrecer e instalar las soluciones finales para, finalmente, valorar los resultados.